sábado, 16 de octubre de 2010

B612

Ésta es una de las notas más visitadas de este blog. Si te gusta la astronomía, no dejes de seguir leyendo el resto de En el Cielo las Estrellas... ¡No te vas a arrepentir! Publico una nota nueva cada sábado. Podés subscribirte para recibirlas por email aquí a la derecha... 

This is one of the most visited posts of this blog. If you don't read Spanish, you may wish to try a Google translation by choosing your language in the list here at right. Comments are welcome in any language. If you like astronomy, you may also enjoy the rest of the blog. Please read on.
 

¿Qué se ve en esta foto? Piénselo un momento y después siga leyendo...

Los que contestaron "la Isla de los Pájaros, en la Península Valdés" acertaron. Los que contestaron "una boa constrictor digiriendo un elefante" también. Los que contestaron "un sombrero" perdieron.

Se trata efectivamente de la Isla de los Pájaros (estirada verticalmente), que se encuentra en el Golfo San José, junto al istmo Carlos Ameghino (hermano de Florentino) que conecta la Península Valdés con el continente. Es una foto tomada desde el Centro de Visitantes durante nuestro reciente safari a la región. Es sorprendentemente parecida al dibujo infantil del narrador de El Principito, la poética novelita de Antoine de Saint-Exupéry. ¿Recuerdan? El niño dibujaba una boa constrictor digiriendo un elefante, y cuando se la mostaba a los mayores le decían que era un sombrero. Cuando se la mostró al Principito, por supuesto, éste le dijo "No quiero una boa constrictor digiriendo un elefante. Quiero un cordero. ¡Dibújame un cordero!". ¿Se trata de una coincidencia, o es posible que Saint-Exupéry conociera esta isla?

Antoine de Saint-Exupéry fue, además de escritor, pionero de la aviación, como pueden sospechar los lectores de El Principito, que comienza con un piloto que se estrella en el Sahara, cosa que realmente le ocurrió a Saint-Exupéry durante la Segunda Guerra Mundial. Aún antes había sido piloto de Aeropostal —la primera empresa de transporte aéreo francesa— y participado en empresas subsidiarias de ésta en otras partes del mundo. Entre ellas, fue piloto (y director) de Aeroposta —la primera empresa de transporte de pasajeros y carga de la Argentina, y que finalmente acabaría dando lugar a Aerolíneas Argentinas. Aeroposta brindaba unos pocos servicios. Saint-Exupéry voló muchas veces el tramo Buenos Aires-San Antonio Oeste-Comodoro Rivadavia-Río Gallegos. Sus experiencias en la Patagonia son la base de su novela Vuelo Nocturno. El aeropuerto de San Antonio Oeste lleva hoy su nombre, así como uno de los picos del macizo Chaltén (donde también están los nombres de Jean Mermoz y Henri Guillaumet, compañeros de Saint-Exupéry en los vuelos postales patagónicos). La Península Valdés se encuentra a un par de cientos de kilómetros al sur de San Antonio, y desde el aire es una forma tan atractiva que es seguro que Saint-Exupéry debe haberle dado vueltas más de una vez, y debe haber visto la Isla de los Pájaros. (En cierta ocasión, volando con mi amigo Patri de Buenos Aires a Ushuahia, el avión se inclinó hacia un lado al tiempo que se escuchó la voz del comandante: "Los pasajeros de la derecha pueden ver la Península Valdés. Los pasajeros de la izquierda pueden ver cómo los pasajeros de la derecha ven la Península Valdés". ¡Buenísimo! Así me lo imagino a Antoine, inclinando el avión para ver mejor...)

Según cuenta el narrador, el Principito venía de otro "planeta", del asteroide B612. ¿Existe el asteroide B612, o es un mundo salido de la imaginación de Saint-Exupéry? ¡Las dos cosas! Los asteroides no tienen nombres como "B612", con una letra y un número. Cuando se los descubre se les da una designación provisoria, y cuando se determina su órbita con razonable precisión reciben un número: un número de orden en una larga lista que hoy en día tiene como medio millón de miembros. Además su descubridor, si así lo desea, puede solicitar que se le asigne un nombre propio, como ya contamos.

"B612" no es un número en el sistema de numeración decimal, pero en el sistema hexadecimal (habitual en ciertas tareas informáticas) B612 sí es un número. Así como en el sistema decimal existe un símbolo para cada uno de los 10 dígitos del 0 al 9, en el hexadecimal hay un símbolo para cada "dígito" del 0 al 15. Del 0 al 9 coinciden con los del decimal (los dígitos indoarábigos). Y para los restantes se usan letras mayúsculas: A para el 10, B para el 11... C, D, E y F para el 12, 13, 14 y 15. Así que B612 es un número de 4 "dígitos" en sistema hexadecimal. Y ¿a qué número del sistema decimal corresponde? B612 es el 46610 en decimal. Puede probarlo con la calculadora de Windows: seleccione el modo "Programador" y elija "Hex" donde se puede elegir el sistema de numeración. Teclee B612 y elija "Dec". El número se convierte en el 46610 del sistema decimal. El asteroide 46610 existe: es un asteroide del cinturón principal descubierto en 1993 por un astrónomo aficionado japonés. En francés, B612 se lee "be-six-douze", es decir "be-seis-doce". De manera que, para completar la similitud con la novela, se le puso el nombre Besixdouze.

46610 Besixdouze no es el único asteroide que hace referencia a El Principito. Cuando se descubrió un asteroide satélite alrededor de 45 Eugenia, se le puso el nombre Petit-Prince (nombre completo: 45 Eugenia I Petit-Prince). El nombre de 45 Eugenia remite a la Emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón III de Francia y madre del Príncipe Imperial, heredero del trono y cuya muerte a temprana edad en África fue un evento muy dramático en Europa (un poco como la muerte de Lady Di). Se dice que el personaje de El Principito está en parte inspirado en el Príncipe Imperial, aunque también está basado seguramente en el propio Antoine de niño, de familia noble y rubia cabellera ensortijada.

Por otra parte, existe también el asteroide 2578 Saint-Exupéry. El escritor/piloto vuela así perpetuamente entre Marte y Júpiter, como su personaje.

Compartir:

6 comentarios:

  1. Guille:
    Como siempre, interesantísimos los post, no me pierdo ninguno.
    Qué bueno que estuvo ese periplo por Patagonia que hicimos! Fue la vuelta que nos encontramos con el motociclista japonés? Cuantos años han pasado... En el lugar donde habíamos acampado en las afueras de Ushuahia hoy debe haber algún hotel, o será parte de algún barrio?.
    Un grandísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Guillermo: Llego hoy a tu página web y a tu blog a raíz del artículo del Clarín de hoy. Te veo como lo que quise ser y nunca llegué a ser... Te invito a visitar mi humilde blog: homenajenasa.blogspot.com. Voy a leer poco a poco todo lo que publicaste acá porque creo que me va a interesar y/o retrotraer a viejos tiempos, como la publicación de esta semana: fui a buscar El Principito y lo leí de una. ¡Qué lindos "vicios" son el estudio y la lectura! Como le digo a mis alumnos: el estudio es un viaje de ida ... ¡SUBITE! Hasta la próxima. Rodolfo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo, Guillermo. Me recordó cuando leí El Principito, uno de mis primeros libros.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por hablar de Saint Exupery, uno de mis héroes. Oí decir que El Principito se inspiró en un episodio que tuvo después de un aterrizaje forzoso en...Entre Ríos ! ! !. Después su formidable imaginación lo llevó muy lejos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, Guillermo. Gracias, que ni me imaginaba que existen asteroides que tienen relación con El Principito. Es de mis libros favoritos, y significa mucho para mi.

    ¡Saludines!

    ResponderEliminar
  6. Muy buen articulo con interesantes referencias históricas, a lo que sumo la linea afectiva que nos une con el mensaje de El Principito. Gracias. Jorge

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...