sábado, 26 de mayo de 2012

El anillo de fuego

¿Recuerdan la Superluna de hace tres semanas? Como conté ya otras veces, se trató de una Luna llena coincidente con el punto más cercano de la Luna en su órbita (que no es circular sino ovalada). Dos semanas más tarde, media órbita más adelante, la Luna nueva coincidió con el punto más lejano de la órbita, así que fue una mini Luna nueva. Además, quisieron las circunstancias orbitales, pasó justo delante del Sol, produciendo un eclipse de Sol. Esta mini Luna pequeñita no alcanzó a tapar completamente el disco del Sol, de manera que los afortunados observadores de la estrecha franja de observación del eclipse pudieron —pudimos— disfrutar, en cambio, de un raro eclipse anular. Un anillo de fuego solar fue visible, durante unos pocos minutos, alrededor de la silueta oscura de la cara nocturna de la Luna. Un espectáculo inusual y hermoso.

Yo observé el fenómeno desde la ciudad de Albuquerque, situada casi en el centro de la sombra de la Luna sobre la superficie terrestre (mi punto de observación estaba apenas a 10 km del centro exacto). Así que el anillo se ve perfectamente centrado en este panorama. El eclipse ocurrió al atardecer del domingo 20 de mayo, bastante cerca del horizonte, y el Sol se puso con el astro todavía parcialmente eclipsado. El enrojecimiento del Sol en las dos últimas de estas fotos (tomadas a través de un filtro especial) se debe que la pareja celeste estaba ya muy baja en el cielo. En la superficie del Sol pueden verse varios grupitos de manchas solares, ya que el Sol está entrando en su fase de máxima actividad.

Al ponerse el Sol eclipsado el filtro natural de la atmósfera fue suficiente para observarlo y fotografiarlo directamente. El aspecto inusual de "Sol creciente" recortado contra el paisaje era encantador. Como se ve en esta foto, en la que el Sol parece una aleta de tiburón asomando tras el horizonte. La silueta de uno de los muchos volcanes extintos de New Mexico puede verse a su derecha.

Finalmente, en un santiamén, el tiburón se sumergió. La refracción óptica en la atmósfera produjo este raro efecto, un aplastamiento en la dirección vertical que acabó por deformar completamente la "medialuna" solar.

Dos días después la delgada Luna creciente se dejó ver junto al planeta Venus. Una encantadora vista, desde el mismo sitio desde donde el domingo habíamos disfrutado del eclipse. La Luna y Venus cruzan sus caminos: el satélite alejándose del Sol tras el eclipse, el planeta dirigiéndose a su encuentro con el astro en su tránsito del próximo 5 de junio. (¿Recuerdan la conjunción durante la máxima elongación de Venus, cuando pegó la vuelta para dirigirse al Sol?)

Compartir:

1 comentario:

  1. Guillermo, increíbles tus fotos de la Luna!!!!
    Te quería preguntar sobre el transito de Venus. ¿Se verá en todo el hemisferio norte? ¿Que necesito para poder verlo en ese caso?.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...